Independiente × en la web de hinchas de Independiente.
Independiente
La red social de hinchas de
Independiente

Entre Diablos y Bodegueros

bonecoylolo65 Por bonecoylolo65

el 13-02-2016 a las 10:34

Entre Diablos y Bodegueros
Entre Diablos y Bodegueros

Quisiera antes de comenzar el convite de SOMOSDIABLOS.COM.AR de redactar alguna que otra Crónica Roja, homenajear humildemente a los mejores cronistas, para mi, de los que mi memoria alcance: los maestros Osvaldo Ardizzone y Dante Panzeri, dos poetas enrolados en el periodismo deportivo con el objetivo inconsciente de engalanarlo para siempre. Vaya este concepto de Panzeri que resume su vasta filosofía, de apariencia simple, como todos los portadaores de real sabiduría: *Como sucede con muchas cosas, el gran negocio de imponer una novedosa manera de jugar… lo hará en cualquier momento quien pueda reunir un equipo que juegue al fútbol antiguo. *¿Fútbol moderno?… ¿Y el fútbol bien jugado qué es? ¿Acaso antiguo? Y lo mismo cabe preguntar del mal fútbol: ¿es antiguo, es moderno, qué es? Dejémonos de tonterías. El fútbol es siempre una sola cosa con dos únicas alternativas: bien o mal hecho. No hay tres.” 

Crónica del partido entre Independiente de Avellaneda y Godoy Cruz Antonio Tomba de Mendoza


Nada hacia suponer en el arranque que, con el correr de los minutos, se irían diluyendo la chances de INDEPENDIENTE de jugar un buen partido en tierras cuyanas. Los primeros diez minutos del encuentro hacian presagiar un desarrollo auspicioso para el ROJO, sobre todo teneniendo en cuenta el gol tempranero con el que el Tanque Denis abrió el marcador a los cuatro minutos, tras el preciso centro de Toledo. Pero las expectativas de alcanzar el objetivo desaparecieron tan rápido como llegaron.

La clave estuvo en un medio campo desdibujado, con las magras actuaciones de los volantes centrales, especialmente Jesús Méndez, ausente y fuera de ritmo, inmerso en peligrosas imprecisiones, dejando claros huecos en su zona , perdiendo todas las pelotas divididas. Ortiz un poco más activo aunque pobre y sin claridad. Aquino insinuó movilidad iniciando la jugada que terminó en el gol del “Tanque” Denis, pero se fue diluyendo sin más trámite para cerrar una actuación menos que discreta. A pesar de las buenas actuaciones de los laterales, sobre todo de Toledo que jugó un muy buen partido, con buenos quites y mejores subidas, y un Tagliafico que alternó buenas y malas pero cumplió, se vió una suerte de enorme cráter entre la zaga central y la delantera. En el fondo, Pellerano nadaba en un mar de dudas y desaciertos (salvo en un despeje en el segundo tiempo que podría haber terminado en gol Tomba, pero que no alcanzó para disimular su baja performance). Cuesta se mostró casi siempre seguro y firme, con excepción del mal rebote en un despeje de cabeza durante el primer tiempo, que casi termina en gol del delantero uruguayo García.Tampoco tuvo la misma incidencia en la salida desde el fondo como la que nos tiene acostumbrados, promediando, estuvo algo mejor que el primer marcador central, Pellerano (globalmente, la defensa cometió muchos errores). Muy buen partido de Toledo, firme en los quites y bien proyectado, asisitió más a Denis que los supuestos socios para lograr llegadas al arco rival. No había claridad, ni precisión, y las escasa profundidad vino de la mano de Denis, que logra aventajar a los rivales usando como recurso una potente cobertura de la pelota con el cuerpo, restandole a los defensores contrarios la posibilidad de hacerse del balón. Además de vacación de área (tras el primer gol casi convierte de cabeza a los pocos minutos y en el segundo tiempo partió el travesaño con un remate furibundo), mostró criterio e intención de tirar alguna pared o de autogestionar sus propias llegadas. No había conducción (logicamente, porque no hubo un conductor). La pelota transitaba dividida en medio del desorden táctico.El responsable del traslado del balón posiblemente habría sido Martín Benítez, quien se mostró impreciso, no descolló. Rigoni tuvo un rendimiento desprolijo e irregular durante todo el encuentro, no alcanzó a conectar jugadas efectivas y no gravitó en ataque. Habrá que aguardar que justifique su llegada a INDEPENDIENTE. Se espera mucho más del cordobés.

No se vieron cambios de frente, sólo un par de tibios remates al arco, muchas imprecisiones en las salidas desde la zona central del campo, abuso de pases hacia atrás (por momentos, muy atrás, hasta llegar a los pies del Ruso Rodríguez haciendo peligrar el arco con las llegadas de Ayoví y de García que por suerte se insinuaban más de lo que concretaban, pero bastó para mostrar las falencias y el planteo inconexo de Pellegrino, completando un primer tiempo que se quedó en promesas.


El segundo tiempo fue de una factura mediocre, donde promediando la etapa los locales se animaron a más y se adueñaron de la pelota, menos por mérito propio que por error ajeno. Lejos de mejorar, INDEPENDIENTE profundizó las fallas que permitieron que los Mendocinos llegaran con más gente (hasta los defensores Abecasis y Zuqui fueron factor de riesgo por momentos). El ingreso de Leandro Fernández ante la salida de Martín Benítez dejó la sensación de una serie de acciones desafortunadas, (dos tarjetas en diez minutos), producto de la aparente necesidad de mostrar compromiso en el debut y ante su ex club (error frecuente en el folclore de nuestro fútbol), dejando como saldo una expulsión innecesaria y merecida cuando aún restaban algo más de diez minutos de juego, y la idea de que no supo bajar un cambio a tiempo. Evidentemente, jugar en un grande como INDEPENDIENTE, puede fluctuar entre la apatía del autobloqueo y la incorrecta administración de la adrenalina, tal esto último es el caso de Fernández, quien pareció no atender los pedidos de Denis de calmarse . Poco para decir del Viruta Vera, quien viene de una lesión e ingresó faltando apenas minutos para el cierre del encuentro. Lo mismo para el Droopi Gómez, que no trascendió.

Los puntos más altos: Denis, autor del único gol de INDEPENDIENTE y de un remate que rompió el travesaño y hubiese sellado con broche de oro un partido del que fue claramente la figura por intenciones y resultados.

Toledo, asistencia en el gol de Denis con un perfecto pase hacia atrás, mucha regularidad durante todo el partido y una opción permanente por su banda.

Finalmente, el resistido Ruso Rodríguez, que si bien no cubrió bien abajo en la definición de García que empujó apenas la pelota, poco pudo hacer ante un crasso error de su defensa, pero tuvo una gran intervención en el corner cerrado de Paul Fernández que podría haber terminado en gol olímpico y respondió bien cada vez que le llegaron al arco.

Lo puntos más bajos, claramente, Jesús Méndez desde todo punto de vista y Leandro Fernández por acelerado y falto de oficio. Martín Benítez que estuvo impreciso y disperso y la promesa cordobesa, Rigoni, quien nunca superó con éxito la defensa contraria, se mostró poco en ataque y se desgastó jugando de manera errática.

Un conductor, un “manija”, un creador puede parecer para algunos defensores del fútbol físico y despersonalizado, anacronismos o lirismos. Para mi, sigue siendo una necesidad clásica.

El empate dejó expuesta la zozobra del Rojo. Podría haber perdido en los últimos minutos. En el contexto de un torneo corto, un punto de visitante no está mal. Siempre y cuando, se ganen TODOS los partidos de local, y afuera no se rifen partidos frente a rivales discretos.

Qué piensan Ustedes?


(Este fue mi primer envío. El próximo será, seguramente, un refrito mucho más resumido. Pero con no menos amor por INDEPENDIENTE).

Saludos a los Foristas.  

Tu comunidad,
en tu móvil
0 VOTOS

Gracias por colaborar con nosotros. En breve comprobaremos la noticia denunciada y actuaremos consecuentemente.

Nuevos comentarios

¿Querés participar en esta sección?

- Si ya sos miembro, accedé / logueate.

Si aún no estás registrado en somosdiablosfans.com: